Por Covid, también posponen el juego de Dorados contra Venados de la Fecha 2 - El tabasqueño Juan Pablo Oramas, Pitcher del Año en la Liga Arco Mexicana del Pacífico - Concluyen las obras de mantenimiento a los Centros de Iniciación y Formación Deportivos de Xocchel y Kantunil - Las legisladoras locales Silvia López y Milagros Romero se unen a Fuerza por México - El Panal es un partido que abandera causas sociales y abierto a los ciudadanos: Crescencio Gutiérrez -

AJEDREZ



Con choque internacional se reanudan las actividades sobre el tablero en la Casa del Ajedrez de Mérida




MÉRIDA, Yuc., 6/12/2020.- Si se planeaba, no salía así de exitoso. Un duelo internacional, de verdadera gente grande, reanudó este domingo las actividades sobre el tablero en la "Casa del Ajedrez".
 
Un duelo internacional, de auténtica gente grande (los protagonistas, incluido el espontáneo árbitro, son sexagenarios) inauguró oficialmente las batallas cerebrales en la tienda "Diagonales", especializada en artículos del juego ciencia.
 
Los combatientes fueron el ex campeón estatal Jorge Alberto Balam Díaz, secretario del club de ajedrez "Bobby Fischer", ubicado en la planta alta del céntrico edificio, y el cubano Luis Mariano Romero Rojas. Arbitró el experimentado Miguel Ricardo Sosa Pérez.
 
Cuando el yucateco se disponía a subir los trebejos y los tableros al club, por primera vez desde hace casi nueve meses (la pandemia obligó a suspender las batallas presenciales desde abril), se apersonó el antillano, ansioso por jugar su primera partida en meses.
 
Su llegada no podía ser más oportuna, como le comentó el dirigente, quien de inmediato desplegó sobre el mostrador el lienzo cuadriculado para intercambiar jaques. Quizá para impresionar, el isleño subrayó que es oriundo de una tierra de campeones, Santiago de Cuba, donde nació el gran maestro Leinier Domínguez.
 
Sin amilanarse por el comentario, Balam Díaz le dijo a su interlocutor el apellido materno de Leinier y agregó que fue monarca en una edición del torneo internacional "Carlos Torre Repetto In Memóriam".
 
A continuación citó numerosos pasajes del ajedrez cubano y enfatizó que él, como el juez del duelo, quien ha arbitrado en la Mayor de las Antillas, son historiadores del juego ciencia peninsular y saben mucho de la actividad en Cuba.
 
Acto seguido, el yucateco dictó repetidas cátedras del arte defensivo frente al juego agresivo, pero impreciso, del visitante, a quien obligó a inclinar su rey siete veces, cuatro con piezas blancas y tres con negras, o más bien azules, que ese era el tono de los trebejos oscuros.
 
A partir de ahora, los visitantes ya pueden disputar partidas presenciales en Plaza Diamante, por supuesto, con todas las precauciones recomendadas, como el uso de cubre-bocas y gel antibacterial.- Podio Deportes